EK Design

Mi logo, ¿marca registrada?

Sí, tu logotipo puede ser una marca registrada. Cuando iniciamos un negocio u organización necesitamos un logo que la represente e identifique. Cuando nuestra empresa trasciende, nuestro logo se vuelve un activo valioso que deseamos proteger. Sin embargo, puede que nuestro preciado logo no sea tan original como pensamos. Puede ser un Frankenstein, es decir, una mezcla de logos ya existentes. O un clon, es decir, copia fiel de un logo que ya era usado antes de llegar a nosotros. Cuando esto sucede, nuestro trabajo y esfuerzo se ve destruido, pues debemos renunciar a todo aquello que hemos hecho para que nuestros usuarios, clientes o socios, identifiquen y reconozcan fácilmente nuestra marca.

¿Qué debo hacer?

Antes de crear o elegir tu logotipo.

  • Asegúrate de que el logotipo que elijas sea original. Lo ideal es acudir a un profesional del diseño. En esta etapa te recomiendo comparar precios, pues estos suelen diferir de gran manera.
  • Transmite al diseñador tu idea (si tienes alguna) o dale rienda suelta a su creatividad. Guíalo, después de todo, eres tú quien tendrá que soportar el logotipo si éste no es de tu agrado.
  • Asegúrate que el diseñador te garantice que el logotipo es un trabajo original. Así podrás registrarlo ante la institución correspondiente. En México, sería el IMPI.
  • Toma en cuenta que si evitas el punto anterior puedes caer en infracciones de derechos de autor. Estas derivan en pérdida de tiempo, prestigio y obviamente dinero. Evita las molestias y dedica especial atención y cuidado a ello. Nunca sabes qué tan lejos podrás llevar tu marca. 

Si descubres que tu logo no es tan original como creías.

  • Respira profundo. Te aseguro que no es el fin del mundo.
  • Puedes consultar si tu logo ya está registrado. Si es así y son sólo muy parecidos y no iguales, no cantemos victoria. Consulta en el portal del IMPI, lo único que necesitas es una imagen de tu logo para que el sistema la compare con otros que ya han sido registrados.
  • Si crees que no eres capaz de hacer todo esto, hay instituciones que se dedican a hacer esta clase de trámites a cambio de ciertos honorarios.
  • Recuerda, todo plan debe ser flexible. Si descubres que tu logo no es único y original, entonces puedes optar por hacer rebranding, es decir, renovar el aspecto de tu marca. Comenzando obviamente por el logo, puedes quitar aquello que jamás te convenció, cambiar los colores que nunca te gustaron y cosas por el estilo. 
  • Asegúrate de que el rebranding del que hablamos en el punto anterior tenga un propósito, planea bien, no hagas cosas al azar, los resultados serán mejores si esta vez te aseguras que todo siga el proceso adecuado.

Puedes prevenir este tipo de situaciones, ahórrate las molestias. No caigas en infracciones de derechos de autor. Tu marca merece lo mejor. ¡Atrévete a dárselo!

1 Comentario en "Mi logo, ¿marca registrada?"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up